Noticias

Londres invertirá US$ 1.510 millones en ambicioso plan de ciclovías

Londres está decidida en destronar a Ámsterdam o Copenhague como las capitales ciclísticas del mundo –no es que sea precisamente su fin pero parece que lo logrará por defecto-, ya que el alcalde de la ciudad, Boris Johnson, afirmó que invertiría US$ 1.510 millones para mejorar y construir infraestructura adecuada para los ciclistas en una plan que tiene varias etapas.

El proyecto tendrá cuatro rutas siendo la más importante la denominada “Crossrail for the Bike” que unirá los barrios del este y oeste de la ciudad y que tendrá una extensión de 24 kilómetros transformándose en la más larga de toda Europa cuando sea inaugurada el próximo 2016.

Otra etapa y parte del presupuesto irá destinado a ciclovías al interior de calles que no son tan transitadas por vehículos pero que son consideradas igual de importantes en la tarea de mantener unida la ciudad mediante estas vías.

La otra zona importante que cubrirá el plan es el centro de la ciudad, donde se busca precisamente descongestionar tanto el transporte público como de la cantidad de vehículos que circulan diariamente por ahí. Además, esta ciclovía en particular, llamada “Central London Grid”, será el punto de unión con todas las demás ciclovías que incluya este plan maestro que también incluye presupuesto para hacer más seguras para los ciclistas las intersecciones viales más peligrosas de la ciudad.

Peter Hendy, jefe de Transporte para Londres, resume lo que representa este plan para la ciudad: “en todo el mundo occidental con visión de futuro, las ciudades están invirtiendo cientos de millones en infraestructura para bicicleta, sabiendo que los planes bien diseñados pueden ofrecer beneficios mucho mayores que su costo (…) Creo que se trata de mucho más que sólo rutas para ciclistas. Se trata de la salud y de los enormes beneficios económicos que el ciclismo puede traer. También se trata de ayudar al sistema de transportes a satisfacer las enormes demandas que se le imponen”.

A esto, el alcade Johnson agrega: “la razón por la que estoy entregando esta cantidad de dinero es que este proyecto no sólo ayudará a los ciclistas, sino que se va a crear un mejor lugar para todos. Esto significa más árboles, menos tráfico, más lugares para sentarse y comer un sandwich. Significa más asientos en el metro, menos competencia por un estacionamiento y que, sobre todo, cumpliré con mi objetivo de hacer más limpio el aire de Londres. Si sólo el 14% de los viajes en el centro de Londres se hicieran en bicicleta, las emisiones del contaminante NOx, proveniente de los vehículos, se reducirían casi un tercio y, literalmente, miles de vidas podrían ser salvadas”.

Sin duda un plan maestro envidiable y que cualquier ciudad querría. Ejemplos como estos son los que ayudan a poner el tema en la palestra de distintas ciudades de todo el mundo y argumentos como los que dan el alcalde y el jefe de transporte son realmente inspiradores para que más autoridades le presten la importancia que se merece a este tema.

Vía Plataforma Urbana

Leave a Reply