Noticias

Evento Fundación Mi Parque y Fahneu: Concurso “En la Plaza Jugamos Todos”: Preparando el camino hacia la accesibilidad universal en las próximas generaciones

Con una ceremonia en la Casa Anahuác en el Parque Metropolitano, se concluyó con éxito esta iniciativa que busca concientizar a jóvenes diseñadores y arquitectos sobre la importancia de la inclusión al momento de pensar y planificar espacios urbanos de encuentro.

Jueves 29 de junio de 2017.- Ayer, después de una exitosa convocatoria donde se recibieron 50 propuestas arquitectónicas de juegos inclusivos para los espacios públicos, fueron elegidos los tres primeros lugares del concurso “En la Plaza Jugamos Todos”, organizado por Fundación Mi Parque y la empresa Fahneu.

La ceremonia se realizó en la Casa de la Cultura Anahuac del Parque Metropolitano, que este año, en la segunda versión del nombrado concurso, se unió como colaborador y dueño de casa para premiar a los jóvenes talentos que participaron de la iniciativa.

El evento contó con la participación de los integrantes de los diez mejores proyectos en competencia; académicos de las carreras de arquitectura y diseño; el Director del Parque Metropolitano de Santiago, Mauricio Fabry; y la Ministra de Vivienda y Urbanismo, Paulina Saball.

La ceremonia, comenzó a las 11.00 horas con las palabras de bienvenida de Mauricio Fabry, que en el centenario de Parquemet, destacó la iniciativa asegurando que “El concurso nos deja un lindo camino en la inclusión y también en la integración social”.

Por su parte, las entidades organizadoras de “En la Plaza Jugamos Todos”, que busca concientizar e inculcar en arquitectos y diseñadores la importancia de la inclusión al momento de pensar los espacios urbanos de encuentro; transmitieron sus inquietudes a los participantes en relación a la planificación urbana.

Diego Aguilar, Director Ejecutivo de la empresa Fahneu expresó que “Buscamos instalar con fuerza la inclusión en las universidades, que es donde estamos pensando cómo será nuestra ciudad en el futuro”.

Por su parte el director ejecutivo de Fundación Mi Parque, Carlos Aubert, dio el puntapié inicial a la presentación de los preseleccionados haciendo referencia a las conclusiones de uno de los integrantes del jurado, Víctor Saíz: “Recuerdo haber esuchado que Víctor, como diseñador y usuario, comentó que tras enfrentarse a la ciudad en silla de ruedas tenía la alternativa de que ésta se adaptara a él, o él a la ciudad y había optado por la segunda opción, porque era mucho más fácil. Pero hoy, justamente lo que buscamos a través de estas instancias, es que desde la ciudad, la arquitectura y el diseño, nos adaptemos a las necesidades de todos”.

Para concluir, antes de dar a conocer los tres proyectos ganadores, la Ministra de Vivienda y Urbanismo Paulina Saball, hizo hincapié en ampliar la accesibilidad a todos los tipos de usuario: “Los espacios públicos que tenemos no generan iguales oportunidades para todos y el hablar entonces de inclusión significa simplemente pensar que en los espacios que creamos, todos deben tener iguales oportunidades y si todos somos diferentes, –en pensamiento, edad, cultura política, capacidades- los espacios urbanos de encuentro, deben dar cuenta de esa diversidad, porque por esencia es el sitio que refleja la identidad de un lugar, la convivencia y la interacción de quienes son diferentes”, aseguró la mandataria.

Por último, tras las palabras de la entidad de gobierno, se anunciaron los tres proyectos ganadores. El tercer lugar fue para “Safe & Sound”, pues atacaba la principal problemática de la mayoría de las plazas en Chile: cómo cerrar la zona de parque y el equipo logró hacerlo a través de elementos lúdicos compuestos por módulos que producen música. Luego, el segundo lugar se le concedió a “Habitar la copa del árbol”, que tuvo una excelente evaluación en cuanto a accesibilidad. La propuesta consiste en una estructura de masa arborea a nivel de piso, que además de producir un espacio seguro y de cobijo para los niños, constituye un espacio libre para cualquier actividad, pues no condiciona a un juego preestablecido. Finalmente el primer lugar se le concedió a “Fair Play”, una dupla que propuso un sistema modular de interacción atmosférica, visual, auditiva y física, que gracias a que considera diversos tipos de juego, es apto para cualquier tipo de discapacidad, pues ofrece variadas experiencias sensoriales.