Noticias

Cómo Londres logró hacer más sustentable el centro de la ciudad

Muchas veces miramos casos ejemplificadores de ciudades que han logrado convertirse en capitales ciclísticas con cierto dejo de envidia (y no siempre sana). Entonces nos comenzamos a preguntar cómo lo hicieran esas ciudades. Miramos a Copenhague, a Amsterdam y nos decimos a nosotros mismos «nosotros también podríamos». Y es verdad: Podríamos.

Un reciente estudio en la ciudad de Londres quiso comparar cuánto había disminuido el uso del automóvil en el centro de la ciudad en los últimos 10 años. Esto a raíz de un cobro que comenzaron a cargarles a las personas que anduvieran por el centro arriba de un auto.

Los resultados fueron inmediatos: La cantidad de autos bajó considerablemente, haciendo un centro de ciudad más caminable y fácil de transitar, y paralelamente el crecimiento que tuvo el uso de la bicicleta fue directamente proporcional a la gente que dejó de usar sus autos.

En comparación al transporte público, el aumento en su uso también fue considerable, ya que la gente también prefería pagar un menor precio por ir en transporte público (y así se ahorraba el mal rato de estacionarse y de tener que manejar) que pagar más por ir en su propio auto.

En Copenhague pasó lo mismo: Andar en auto comenzó a ser más caro para los ciudadanos, por lo que comenzaron a usar sus bicicletas como medio de transporte.

Las recolecciones de fondos de andar en auto por el centro de Londres son después reinvertidas en la construcción de infraestructura, tanto para los peatones como los ciclistas. De esta manera, la ciudad va mejorando al mismo tiempo que se va haciendo más verde y sustentable.

Leave a Reply