Voluntario del mes

Entrevista del voluntario del Mes de Febrero – Rodrigo Valenzuela

By febrero 15, 2019enero 18th, 2021No Comments

Cada uno de nosotros puede ser un factor de cambio a distintas escalas. Primero, preguntándonos qué hago con mi tiempo libre, cómo lo administro y qué recompensa tengo. Colaborar con otros y conocer distintas realidades es una oportunidad que Mi Parque nos regala con cada proyecto, aquí la recompensa no es algo tangible, la plaza es sólo el medio, la verdadera satisfacción es ver la sonrisa de un niño jugando feliz en su nuevo espacio, son las caras, son los nombres, son las sonrisas que hay detrás.

 

Para comenzar, queremos saber de ti. ¿A qué te dedicas? ¿Qué te gusta hacer?

Mi nombre es Rodrigo Valenzuela y tengo 32 años. Nací en la ciudad de La Serena, soy arquitecto y me desempeño como tal en un servicio público. Me encanta el teatro, la música y hacer mucho deporte. A veces también estudio trompeta.

 

¿Cómo llegaste a Mi Parque?  

A la Fundación llegué por el año 2015. Había escuchado sobre lo que hacían y su formación ya en la universidad. Un día se me ocurrió buscarlos e inscribirme como voluntario. Desde el 2016 soy jefe de cuadrilla.

 

¿Qué es lo que te ha hecho seguir siendo voluntario de Mi Parque?

En estos años lo que me ha hecho seguir siendo voluntario de Mi Parque es, por una parte, la propia gente de la fundación que en todo momento está presente y muy cercana, haciéndote sentir lo importante que eres para Mi Parque, y por otra, la misma convicción de que cada uno puede aportar a contribuir de hacer un mundo mejor, desde pequeños gestos aceptando que vivimos en comunidad. Si bien cada construcción es distinta, cada una deja la satisfacción de haber entregado todas las energías en algo tangible, que se agradece con un gesto, una sonrisa o simplemente un “gracias” de la gente que vivirá su plaza, su parque, su espacio. La satisfacción de saber que detrás de los árboles, el pasto, o el maicillo, hay una comunidad que se ha unido por un bien común, contribuyendo a hacer mejores ciudades y mejorando la calidad de vida.

 
¿Cuál es tu cuadrilla favorita? ¿Por qué?
Maicillo porque siempre es un desafío físico abordarlo y coordinarlo. Se ve una tarea sencilla, pero requiere a veces mucho empuje para terminarla cuando se hace eterna…. y luego vienen lo áridos.

 
Si fueras algún elemento de la Jornada de Construcción ¿cuál serías? ¿Por qué?
Una pala porque una herramienta muy necesaria para una construcción Mi Parque. Somos herramientas que ponemos nuestras virtudes con un fin en común.

 
¿Cómo describirías a la Fundación en tres palabras?
Personas con un sueño, un fin en común.

 
¿Cómo te imaginas la Fundación en diez años más?
Primero, me imagino un Chile con menos déficit e inequidad de áreas verdes y espacio público aportado por Mi Parque. A la Fundación la veo con nuevas caras trabajando con las mismas energías con que se tienen hoy y con voluntarios cada vez más empoderados de lo que se puede hacer poniendo sus energías en ayudar al otro. Entiendo que somos iguales enfocándonos en el mismo fin y convicción de hoy, asumiendo mayores desafíos y proyectos de mayor escala en todo Chile. Una fundación renovada donde se recuerde a cada persona que ha pasado por Mi Parque como una contribución.

 
¿Cómo motivarías a alguien a inscribirse como voluntario?
Cada uno de nosotros puede ser un factor de cambio a distintas escalas. Primero, preguntándonos qué hago con mi tiempo libre, cómo lo administro y qué recompensa tengo. Colaborar con otros y conocer distintas realidades es una oportunidad que Mi Parque nos regala con cada proyecto, aquí la recompensa no es algo tangible, la plaza es sólo el medio, la verdadera satisfacción es ver la sonrisa de un niño jugando feliz en su nuevo espacio, son las caras, son los nombres, son las sonrisas que hay detrás, es sentir que de alguna forma estas personas se sintieron, quizás por un momento, importantes. Porque se dieron cuenta que son capaces de organizarse, trabajar y sentir que después de levantar la mano muchas veces, alguien los escuchó.
 
Como voluntario hay que ver lo que hay detrás de cada construcción Mi Parque. Quizás el rol fue simplemente trabajar pintando, plantando o esparciendo maicillo por medio día y terminar agotado del sol y el esfuerzo físico, sin embargo, lo que hay detrás es mucho más. Es sentir que se colaboró con cumplir esta tarea en algo que quizás siempre había sido un anhelo, un sueño que tenían hace mucho los abuelos de los niños que ahora disfrutan de su nuevo juego. Podría asegurar que siempre en Mi Parque serás recibido con los brazos abiertos y toda la buena onda de su gente.