Skip to main content
Prensa

Los 9 sorprendentes beneficios de recuperar las plazas en zonas vulnerables

By 10 de mayo de 2016marzo 8th, 2017No Comments

EL DEFINIDO – Un estudio realizado en Chile para la Fundación Mi Parque dio a conocer qué tanto influye la renovación de estas zonas en los lugares donde más se necesita. Aquí te contamos cuáles fueron los resultados.

¿Sabías que, paradójicamente, la comuna de El Bosque tiene sólo 1,8 metros cuadrados de áreas verdes por habitante? La cifra contrasta con los más de 8 m2 que tienen comunas como Las Condes y Providencia. Y es que las plazas, parques y áreas verdes en general, son un elemento escaso en las zonas de menores recursos.

Por lo mismo, un estudio elaborado para la Fundación Mi Parque por la corporación financiera IM Trust y el centro de evaluación de políticas públicas J-PAL, buscó identificar los beneficios asociados a este tipo de zonas en lugares más vulnerables. La idea de esto, es poder hacer más visible un problema que impide que muchas familias puedan realizar actividades fuera de sus hogares, y demostrar el valor de implementar políticas públicas que favorezcan la instalación de áreas verdes.

La hipótesis que se plantearon, fue que en medio de un contexto limitado a las áreas verdes y la existencia de espacios públicos deteriorados, el mejoramiento de parques a través de intervenciones comunitarias podría aumentar el uso de estos, junto con promover la participación ciudadana y otra serie de efectos positivos. Y después de cuatro años de investigación, esto fue lo que descubrieron.

 

Los 9 beneficios

Cuando se recuperó una plaza o sitio eriazo en alguna zona de vulnerabilidad social, lograron de identificar una serie de efectos positivos para el barrio beneficiado:

  1. Aumentó en 55% el uso de las plazas, entre los niños menores de 12 años, un 50% en el caso de menores mayores de 12 años y un 76% en el grupo de las dueñas de casa.
  2. Disminuyó en 17% la frecuencia de aparición de basura en el parque.
  3. Bajó en 31% la frecuencia de aparición de rayados.
  4. Aumentó en 13% el número de vecinos que participan en organizaciones comunitarias.
  5. Disminuyó en 6% la probabilidad que perciben los vecinos de sufrir un asalto y en 5% la probabilidad que perciben de sufrir un robo.
  6. Mejoró la percepción de seguridad de los vecinos en el parque durante las noches (9%) y madrugadas (10%).
  7. Cayó en 12% en la frecuencia de actos de vandalismo observados en el parque y 10% en la frecuencia reportada por los vecinos de asaltos y robos en el parque.
  8. Asimismo, hubo una disminución de 12% en las riñas y tiroteos observados.
  9. Se redujo en 9% la frecuencia del consumo de alcohol y drogas en las plazas.

 

¿Cómo lo hicieron?

Para dar con estos datos, la investigación se basó en la metodología de Pair-Matched Randomized Controlled Trial (o Prueba Controlada Aleatorizada en español). Esto significa que se asignó aleatoriamente la aplicación del programa dentro de la muestra de potenciales beneficiarios. Así, se ubicaron 56 plazas similares: de ellas, 28 fueron intervenidas y las otras 28 se dejaron como estaban, para después poder comparar los resultados que entregaron las que fueron renovadas.

De esta forma, se llevó a cabo el trabajo entre los años 2012 y 2015. Durante el proceso, se realizó una encuesta de línea base entre tres a cuatro meses antes de renovar las plazas. Posteriormente, se hizo otra encuesta de salida entre tres a cuatro meses después de recuperar las áreas verdes.

Para esto se identificaron a los 100 hogares más cercanos a cada una de las plazas de la investigación, con el propósito de consultar a algunos de ellos aleatoriamente. Al final, se encuestaron a más de 1.500 casas.

 

El trabajo de Fundación Mi Parque

Desde el 2008, la ONG Mi Parque trabaja en la renovación de sitios eriazos y plazas abandonadas en los lugares más vulnerables del país, según los datos que entrega la Encuesta Nacional de Seguridad (2010).

Y su modo de funcionamiento se basa en dos aspectos: primero, la interacción con los vecinos para discutir el diseño de la futura plaza. El segundo, se trata del trabajo durante un día en la construcción de la nueva área verde, con la ayuda de los mismos vecinos y voluntarios internos y externos de la fundación.

El financiamiento viene principalmente de asociaciones público-privadas, quienes entregan una ayuda monetaria en el marco de la inversión en Responsabilidad Social Empresarial (RSE). Después, la mantención de las nuevas plazas queda a cargo de los municipios correspondientes.

 

CONCURSO «EN LA PLAZA SE APRENDE JUGANDO»
Por cierto, la Fundación Mi Parque junto a Fahneu, empresa de expertos en equipamiento urbano, están invitando a jóvenes estudiantes y profesionales del área del diseño y la arquitectura a participar en el concurso en el que hay que crear un prototipo de equipamiento lúdico para parques y plazas que potencie el proceso formativo de los niños y niñas a través del juego.

La idea es que los diseños consideren tres temáticas esenciales para el desarrollo infantil: el desarrollo de habilidades motrices mediante la destreza física, incentivar la sociabilización y el compartir entre los niños y potenciar los sentidos, la curiosidad y la capacidad de exploración.

Para más información puedes ingresar aquí. Eso sí, hay plazo hasta el 3 de junio para participar y se entregarán $200.000 al tercer lugar, $400.000 al segundo y $1.000.000 al primero.

Ver nota

Leave a Reply